Dice la hermana de Rosa Elvira Cely: “Que entiendan que somos seres humanos”

Por: Juan Sebastián Jiménez – Mayo 15 de 2016

Para Arandia, no basta con pedir perdón, se requiere de una política pública que le haga frente a los feminicidios, como el perpetrado en contra de su hermana, en la noche del 23 de mayo de 2012, en el Parque Nacional.

Como si no bastara que hace cuatro años su hermana fuera asesinada brutalmente, Adriana Arandia Cely se enfrenta hoy a la revictimización por cuenta de la contestación a la demanda presentada por la familia en la que la Secretaría de Gobierno sostuvo, literalmente, que su hermana, Rosa Elvira Cely, fue asesinada por por no haberse ido de la escuela a la casa, casi que diciendo que “se lo buscó”, reproduciendo esa imagen decimonónica de que hay espacios en los que una mujer no debe estar. Al conocerse de esta contestación, tras una publicación del diario El Espectador, el alcalde Enrique Peñalosa y el secretario de Gobierno, Miguel Uribe, salieron a pedir disculpas. Pero, para Arandia, eso no es suficiente. O, mejor, eso no es lo que se está pidiendo.

“Yo valoro lo que están haciendo de, por lo menos, salir y presentar excusas. Pero realmente no es que estemos pidiendo que se disculpen. Esto va más allá de esas disculpas y de decir lo siento. Porque, finalmente, es ver cómo un proceso tan importante, cómo un caso como el de mi hermana, que es emblemático, es manejado de esta manera. Además, la abogaba conocía el proceso desde el año pasado, estuvo en la conciliación que se hizo el año pasado, entonces no se puede decir ahora que no tuvieron el tiempo para revisarlo”, le dijo a este medio, en una entrevista, en la tarde de hoy.

En 2012, Arandia tuvo que sufrir la agonía de su hermana, quien fue brutalmente atacada en la madrugada del 24 de mayo por un compañero de estudios: Javier Velasco, hoy en la cárcel. Rosa Elvira no resistió, no había cómo: las heridas eran tan profundas, que, tras siete días de agonía, murió el 29 de mayo, en el hospital Santa Clara.

Para ella, que tuvo que sufrir ese dolor, la respuesta de la abogada Luz Stella Boada, “es revictimizante, es indignante y una falta de respeto, no solamente con nosotros como familiares de Rosa Elvira, sino también con la sociedad en general. Esto, más allá de las disculpas, es mirar qué acciones van a tomar con ellas, con respecto a que, realmente, una conciliación o una reparación, para nosotros como familiares, va más allá de ese perdón”.

En su escrito en respuesta a la demanda interpuesta por la familia de Cely, en 2014, la Secretaría de Gobierno, sostuvo que “si Rosa Elvira Cely no hubiera salido con los dos compañeros de estudio después de terminar sus clases en horas de la noche, hoy no estuviéramos lamentando su muerte”. Mejor dicho, según la contestación revelada por el diario El Espectador, todo fue culpa de Rosa Elvira Cely y, por ello, su familia no debía ser reparada, como lo pide la demanda que es estudiada, actualmente, por el el juez 37 Administrativo de Oralidad.

Pero, para Arandia, lo sucedido no puede hacer que se pierda de vista lo que, para ella, es lo más importante: la necesidad de que se aplique una política pública que defienda, en serio, a las mujeres.

“Cómo estamos previniendo las violencias contra las mujeres, cómo estamos previniendo los feminicidios; eso creo que va más allá del dinero o de un perdón o de esas cosas que se solicitan dentro de las demandas. Y aún más en este momento que es coyuntural, en el que se está discutiendo el Plan de Desarrollo, es cómo quedamos las mujeres, qué pasa aquí, si realmente en esa seguridad de la que nos habla el alcalde Peñalosa, estamos quedando por fuera o nos está incluyendo, para seguir nosotras luchando por nuestros derechos. Esa es nuestra preocupación: ¿Cómo estamos empoderando a las mujeres desde la administración, desde la Secretaría de la Mujer? ¿Cómo estamos visibilizando las violencias?”.

Al comentario de la secretaria General de Bogotá, Astrid Dalila Hernández, quien defendió a Boada, diciendo que era una abogada “idónea”, Arandia respondió que “Si estas son las acciones, si estas son las respuestas que vamos a recibir, no veo un buen panorama para las mujeres en este país”.

De la misma forma, cuestionó, en general, la respuesta de la Secretaría de Gobierno, la Secretaría de Salud y la Fiscalía, que en la contestación de la demanda que ella interpuso, sostuvieron que habían obrado conforme a la ley y rechazaron, de tajo, las pretensiones de la familia de Rosa Elvira Cely. “Yo tomé la decisión de denunciar fue porque no obraron como debía ser.

Mi hermana fallece en el 2012 y para ese momento ya existía un protocolo de la Ley 1257 de 2008, el cual no fue activado en ningún momento. A ella la revictimizó la persona que le contestó varias veces la llamada al 123; la ambulancia nunca la recogió, a ella la recogió una ambulancia que iba pasando por el Parque Nacional; a mi hermana no la llevaron a ninguno de los hospitales más cercanos para que fuera atendida, en su situación, que era de emergencia, de urgencia; es trasladada al Santa Clara y aparte de eso, allí es atendida con un triage tres (consulta externa prioritaria). Si vamos a ver el protocolo existía, pero en ningún momento se presentó la atención adecuada”.

cely 2

Foto: Archivo de Adriana Cely

cely-2.jpg

Arandia recordó con dolor que, para ese momento, el asesino de su hermana tenía tres procesos encima: había asesinado a una mujer, en 2002; había violado a sus hijos, menores de edad, y había abusado de una trabajadora sexual. Y, sin embargo, andaba libre. “Entonces ¿Es negligencia total, o no? Es lo que yo me pregunto hoy. Y por eso tomé la decisión de denunciar y demandar al Estado porque son negligencias, porque la Fiscalía omitió y dejó libre a este criminal, porque tenía tres procesos y, sin embargo, estaba estudiando en un colegio público. Entonces creo que ahí hay más de dónde coger, que el simple hecho de que la señora esta diga que es culpa de mi hermana haber aceptado salir con un criminal de esta calaña, cuando ella no sabía quién era”.

Para ella, para su familia, para la hija que se quedó sin su mamá, se trata de una reparación integral y no de dinero. “Es ahí donde uno habla de una reparación y algo justo, es ahí donde nuestra lucha vale la pena. Y es hacer ver que no es que necesitemos la reparación administrativa en dinero, sino que es que el Gobierno Distrital, la Policía y la Fiscalía tienen que responsabilizarse, tiene que prevenir y esto es lo que queremos realmente con nuestra demanda: que esto no vuelva a ocurrir, que estos casos no vuelvan a pasar”.

De la misma forma, Arandia rechazó que a veces se haga politiquería con casos como el de su hermana, y que se hagan promesas que luego no se cumplen. Porque, tras la muerte de Rosa Elvira Cely, se hicieron marchas y muchos se rasgaron las vestiduras y propusieron leyes, que son insuficientes si no se protege a las mujeres. “Porque cada vez que pasa algo con una mujer cuyo caso sea emblemático, se ventila su caso en la opinión pública, pero qué pasa con las mujeres que no denuncian, los familiares de las víctimas que mueren y nunca dicen nada. Hoy conocí el caso de una niña, en Ciudad Bolívar, que fue empalada hace 15 días y que, simplemente, la Cruz Roja no quiso denunciar”.

A través de este medio, Arandia le hizo un llamado al alcalde Peñalosa.

“Entonces qué estamos haciendo, cuál es el paso a seguir aquí. Pero de quién depende, de las entidades que nos deben dar protección y que velan por nuestros derechos, ese creo que es el llamado hoy para la Administración, para el alcalde. Y es bueno: si vamos a reparar, si estamos trabajando precisamente en este momento el proceso de paz y reconciliación, no podemos salir con una respuesta como esta y no podemos mostrarle a la sociedad que esto es lo que va a pasar cada que una mujer quiera denunciar”.

Para ella, la consigna, en general, es clara: “Que los funcionarios tuvieran el enfoque de género, que es lo más importante; que entendieran que somos seres humanos también. Porque aquí pareciera que estuvieran tratando, ni siquiera con animales, porque fíjese que con los animales han avanzado. Ese enfoque de género y esa sensibilidad, creo que es lo más importante”.

Piden investigar a la Secretaría de Gobierno

“Es claro que la actuación de la Secretaría promueve la violencia machista y los feminicidios”. Con estas palabras, la Asociación Red de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, dhColombia, le pidió a la Fiscalía investigar si el concepto en el que la Secretaría de Gobierno de Bogotá culpó a Rosa Elvira Cely por su asesinato, constituye una violación a la ley “que tiene por objeto garantizar la protección de los derechos de una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo, que son vulnerados a través de actos de racismo o discriminación, en donde se sanciona a quienes promuevan o instiguen actos para causar daño físico o moral a una persona por razón de su sexo”.

En un comunicado conocido por Imagina Bogotá, dhColombia indicó que “es cierto que las instituciones del Estado, tienen derecho a defenderse. Pero no es menos cierto que la defensa no puede constituir una justificación del crimen y menos aún un comportamiento que revictimice. Las manifestaciones de la Secretaría de Gobierno, expresión abiertamente misógina en el proceso, estimulan la violencia y discriminación contra la mujer”.

Y agregó que es preocupante que la Secretaría de Gobierno “no cuente con personal debidamente formado y capacitado en formación de género y derechos humanos, aspecto respecto del cual la Procuraduría General de la Nación debe establecer las respectivas responsabilidades. La Alcaldía de Bogotá debe asumir sus responsabilidades políticas ante la ciudadanía y las mujeres”.

¿Quién responde?

Desde el jueves, el secretario de Gobierno de Bogotá, Miguel Uribe, sabía que el diario El Espectador lo buscaba para preguntarle por un concepto presentado por la entidad bajo su cargo y en el que se culpaba a Rosa Elvira Cely por el brutal ataque del que fue víctima, a finales de mayo de 2012. Cely fue abusada el 23 de mayo de ese año por un compañero de estudios, Javier Velasco, y murió el 29 de mayo, por culpa de las heridas.

Tras la noticia del cuestionado escrito de defensa de la Secretaría de Gobierno, el alcalde Peñalosa se mostró “indignado” y pidió que se rectificara el concepto. Pero no asumió ninguna responsabilidad. Algo similar hizo el secretario Uribe que, aunque, como él mismo dijo, sabía que El Espectador lo estaba buscando, no se pronunció sino hasta hoy. Y casi que con las mismas palabras de Peñalosa.

Aunque pidió perdón, se excusó diciendo que desconocía la contestación de la demanda y que responder estas demandas no era, en sentido estricto, responsabilidad suya, sino de la Oficina Jurídica, cuya directora, Nayibe Carrasco, renunció. En cambio Boada, paradójicamente, fue defendida por la secretaria General de Bogotá, Astrid Dalila Hernández, quien, ante los cuestionamientos de los periodistas, dijo que, pese al argumento que utilizó, ella era “idónea” y que el argumento de la culpa de la víctima existía dentro de las teorías jurídicas.

El secretario Miguel Uribe Turbay ha dado a entender que no va a renunciar, como lo piden algunos concejales y representantes a la Cámara por Bogotá, al igual que centenares de personas en las redes sociales. De hecho, Uribe Turbay cuestionó a quienes piden su renuncia, asegurando que no iba a permitir que se “hiciera política” con la violencia contra la mujer.

“No se trata de buscar quién es el individuo que la cagó en la Secretaría de Gobierno, los funcionarios públicos asumen la voz del Estado. No es si fue Miguel, Juan, o Pepito, es el Estado el que revictimiza, y miren que solo nos damos cuenta porque es el caso de Rosa Elvira Cely. ¿Cuántos textos, declaraciones, informes se crean así usando el mismo argumento ante víctimas de feminicidio cuyo nombre no conocemos? Si hubiese perspectiva de género en la Secretaria de Gobierno, esto simplemente no pasa. En el momento en que la revictimización es dicha en un papel con membrete arriba, es la voz del Estado la que revictimiza”, sostuvo al respecto la columnista Catalina Ruiz-Navarro.

Para mañana está convocado un plantón frente a la Secretaría de Gobierno, con la consigna de que “Rosa Elvira NO es culpable”. La invitación va acompañada del siguiente mensaje: “La Secretaría de Gobierno de Bogotá manda a decir que todas aquellas que salgan por la noche por lugares no muy transitados, son culpables de todo lo que pueda pasarles. A eso se le llama violencia institucional, ¡y NO vamos a quedarnos calladas! Mañana a las 4 p.m. vamos a hacernos oír, a expresar toda nuestra indignación frente a la postura del alcalde y la Secretaría de Gobierno, a exigir que se reconozca la inoperancia de la línea 123, así como de la policía y los bomberos en este caso particular y que rectifiquen que Rosa Elvira no es culpable”.

FUENTE: http://imaginabogota.com/notas/dice-la-hermana-de-rosa-elvira-cely-que-entiendan-que-somos-seres-humanos/

foto-Cely-1.jpg Dice la hermana de Rosa Elvira Cely: “Que entiendan que somos seres humanos” | Imagina Bogotá
imaginabogota.com
/

Deja un comentario